sábado, 16 de febrero de 2013

Capítulo 19

Hola lectorcillos ^^ ¿Cómo estáis? ¿Va bien el fin de semana? El mío sí, jajaja. Bueno, ya que he acabado todos los deberes y no tengo planes para esta tarde... voy a escribir. Sé que queréis que lo publique ya, así que allá voy :) Me dijisteis que queríais un capítulo más sobre el punto de vista de Caleb, ¿cierto? Bueno, pues como soy muy buena, lo haré así. Pero os dejaré un poco con la intriga... ¡Chán, chán, chán! Espero que os guste mucho, ¡y dejadme algún comentario, que me anima mucho cuando los veo! ^^
Nada más, leedlo a gusto.
Saludos,
Dandelion.

P.D: Hay una nueva página en la cabecera, llamada 'Recomendaciones Libros'. Pasáos si queréis y le echáis un vistazo ;)


Me levanto de la cama medio dormido todavía. Me paso una mano por el pelo, y con la otra me froto los ojos; la luz del sol entra por la ventana. ¿Qué hora será? Voy por el pequeño pasillo y entro en la cocina. Cojo un vaso de la encimera y lo lleno de agua. Me lo bebo en dos tragos. Salgo y veo a mi abuela sentada en el sofá, mirando la televisión.
- ¿Ya estás otra vez viendo los Juegos? - le pregunto. No soporto verlos, me dan ganas de tirar la televisión cada vez que veo a Dandelion metida en ellos.
- Sí. ¿Por qué, quieres que lo quite?
- No, no. Tenía pensado irme dentro de un rato.
- ¿A dónde? - pregunta, girando la cabeza hacia a mí.
- A casa de los Mellark.
- ¿Otra vez? Caleb, te pasas todos los días allí, estarán hartos de ti.
- Qué va. Les gusta que vaya. Al fin y al cabo, soy como uno más de la familia.
- Bueno, eso es cierto. Dandelion y tú me vais a hacer bisabuela ya... ¡Cómo pasan los años! - dice, mirando al techo. - Todavía recuerdo tu infancia, sí. Eras un bicho, no comías ni dejabas comer. Pero eras un sol...
- Abuela... Sigo siendo un sol, ¿no lo ves? - le digo con una gran sonrisa, y dándole un beso en la mejilla.
Suelta un soplido, pero se ríe. Me aparto de ella cuando empieza a toser, y frunzo el ceño. Lleva días tosiendo, a lo mejor se ha puesto enferma. Aunque en verano es muy raro.
Empiezo a preocuparme, y parece que se nota, porque enseguida dice:
- No te preocupes, hijo. Sólo es una tos de nada.
- Sí me preocupo, abuela. Llevas varios días tosiendo. Le diré a la Sra. Everdeen que me de algo para la garganta.
- No hace falta.
- Voy a ir de todas formas, así que no me lo impidas.
- Con el paso de los años te has vuelto muy cabezota, eh.
Vuelvo la cabeza hacia la televisión. Angie y Dandelion están en la orilla del río, quitándose la ropa. Se quedan con la interior, y se meten en el río. Veo a Dandelion y hago una mueca. Se le marcan las costillas y está delgadísima; bueno, menos por la tripa del bebé. Se le nota cada vez más. ¿De cuánto estará? Si no recuerdo mal, tiene que ser un mes y casi dos semanas.
La realidad que Dandelion esté embarazada es que es lo que quería, pero me siento mal por ella. Le hace más frágil, vulnerable. Tengo que recordarme que sólo quedan 5 días. Pero es que la echo tanto de menos... Quiero besar sus carnosos labios. Quiero oír su dulce voz. Quiero ver su sonrisa cuando aparezco. Quiero ver viva al amor de mi vida...
Thomas ya está muerto. Falleció ayer por la tarde. Sus últimas palabras fueron "Intenté protegeros. A los dos." Dandelion rompió a llorar después de que su pecho dejara de subir y bajar.
Miro la pantalla de nuevo.
- ¿Qué quieres que hagamos ahora? - le pregunta ella.
- No sé. Solamente podemos esperar, pero... se me está haciendo muy largo - responde Angie.
- Y a mí - dice Dandelion, antes de meter el cuerpo entero y la cabeza debajo el agua.



Vuelvo a casa de mi abuela, después de estar toda la tarde en la de los Mellark. Siempre me reciben encantados, sobretodo Lain. El hermano de Dandelion me cae realmente bien. Es como si fuera el mío propio. Llevo en la mano el remedio que me ha dado la Sra. Everdeen para mi abuela. Es un frasco de cristal, con un líquido de color verdoso. Dan un poco de asco, pero se lo tomará de todos modos. No quiero que se muera.
Abro la puerta de casa y entro. La abuela está poniendo los platos en la mesa.
- ¿Ya has llegado? Qué pronto - me dice.
- Bueno, es que siempre que me quedo hasta tarde insisten en que me quede a cenar. Y además no quiero dejarte sola tanto tiempo.
La televisión está encendida de nuevo, en los Juegos. Miro fijamente la pantalla. Ya es de noche, como aquí.
Sólo quedan 6 personas en la arena. Dos de distritos desconocidos, Angie, Dandelion y el bebé, y Drew. El muy cabrón todavía sigue vivo. No puede moverse mucho, pero anda. Me alegro de que al menos pudiésemos acabar con sus aliados antes de irme de allí.
Espero que no salga más herida de lo que está... Lleva bastantes cortes y arañazos, y la ropa está desgarrada. No la he visto con peor aspecto en todos los años que la conozco. Aunque no me importa, sigue siendo igual de preciosa para mí.
Angie está intentando poder subir por tercera vez al árbol. Dandelion ha decidido que será más fácil atacar a alguien desde arriba, si se presenta la ocasión; y que es muy peligroso dormir en el suelo, quedando tan solo seis personas.
- Venga, Angie; casi lo consigues - le anima Dandelion.
- ¡No puedo! Me rindo, duermo en el suelo. Que me maten si quieren, pero no subo al árbol.
- Va, ¡casi lo tenías!
Angie lo vuelve a intentar, y con ayuda de Dandelion, consigue subir.
- Te lo dije - dice ella.
- Ya, pero ha costado cinco o seis veces - contesta Angie.
Siguen subiendo por las ramas, hasta que Dandelion, que va primera, se para.
- Vale, para. A partir de aquí las ramas no sujetan nuestro peso.
Se colocan cada una en una rama, y se tapan con las mantas. Se pasan una cuerda por la cintura, por si se caen. Dandelion se deja colgado del hombro el carcaj, y el arco se lo pone sobre las piernas, con la mano derecha agarrada fuertemente a él. La otra mano la tiene en el vientre.
- Buenas noches - le dice ésta, antes de cerrar los ojos.
Las dos se duermen en nada. Yo, cuando acabo de cenar, voy a por la medicación.
- Ten, abuela. Esto me lo ha dado la Sra. Everdeen para tu tos - le digo, poniéndoselo al lado de su vaso de agua.
- Qué color más extraño... Bueno, me lo tomo porque confío en esa familia, eh.
Me quedo un rato sentado en el sofá, viendo dormir a Dandelion. Es tan adorable cuando duerme... Dejan de grabar a las dos chicas, y pasan a Drew. Éste está andando, con paso lento. Se dirige a matar a los otros dos supervivientes. Si los mata, los próximos serán... No, eso no pasará. Drew pesa demasiado como para escalar el árbol sin hacer ruido. Además, tiene una espada y bastantes cuchillos, y si no tiene muy buena puntería desde abajo, no podrá matarlas. Sí, Dandelion tiene razón: no podrán dañarlas mientras estén en lo alto del árbol.
Ya es tarde, así que será mejor que me vaya a la cama. Bostezo y me estiro un poco, antes de decir:
- Voy a dormir, abuela. Buenas noches - le digo, desde el pasillo.
- Hasta mañana, Caleb.
Entro en mi habitación y me tumbo en la cama, con la ventana ligeramente abierta para que entre un poco de aire.
Me gustaría tener a mi lado a Dandelion, rodear su cintura con mis brazos, oler el aroma dulzón de su pelo, y saber que está realmente a salvo...


- Caleb, Caleb... - Mi abuela me zarandea el brazo con prisa. - Despierta, no te quedes ahí parado.
- ¿Eh? ¿Qué pasa? - pregunto, con voz soñolienta.
- El Sr. Mellark está aquí, tiene que hablar urgente contigo.
- ¿De qué?
- No he podido verlo, pero...
Dandelion. Le ha pasado algo. Salto de la cama y corro por el pasillo. No, no puede ser. ¡Tiene que estar viva! Peeta se levanta en cuanto me ve aparecer. No mira las pintas que llevo con el pijama y el pelo enmarañado, solamente a los ojos. Tiene una mirada de suma preocupación. Abre la boca para hablar, pero es un susurro, así que me esfuerzo para entender las pocas palabras que dice:
- Caleb, Dandelion ha...

18 comentarios:

  1. ¿Muerta? ¡No me digas que está muerta o te mato! Jooo, ¿por qué me dejas así con la intriga? Ahora no voy a poder dormir tranquila...
    Espero el 21 MUY impaciente, eh.
    Besos,
    Laura C.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, el primer comentario ^^
      Jajaja, duerme tranquila eh, ¡que no está muerta! Además rima lo que has dicho, qué gracia xD
      Sí, sería ideal tenerlo para mañana, pero tengo que terminar un trabajo -.- Así que lo subiré la semana que viene.
      Besos para ti también, Laura.

      Eliminar
  2. ¿Tu quieres que un día me de un ataque o algo así? Menos mal que ya veo que no se muere, porque si no mandaría a los mutos que guardo debajo de la cama hasta tu casa para que te obligaran a publicar el siguiente,(yo divagando) peeero a pesar de haberlo dejado así me ha gustado,a pesar de estar deseando que publiques el siguiente :)
    Amenazas, cosas raras y saludos de parte de Ana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, lo siento :3 No, no... ¡No quiero acabar la historia por un laaaaaaaargo tiempo ^^
      Gracias. Lo publicaré la semana que viene.
      Jaja, saludos y besos (sin cosas raras) para ti también :)

      Eliminar
  3. OMFG! Como haya parido es que me muero!
    No puede ser! Ajá, ya sé, ya que nosotras te hemos hecho sufrir un pelin con el capitulo 21 ahora tu nos haces sufrir a nosotras, eh? Vale, vale, aun así te seguimos queriendo, jajajaja ;)
    Un abrazo.

    http://veranonumero16.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué? No, no, no. ¡Sólo está de un mes y pico!
      Jajaja, puede ser, chicas ^^ Oh, yo también a vosotras.
      Besossss <3

      Eliminar
    2. Es cierto, nosotras también... ¿Cómo va a parir estando de mes y pico? Sería un emarazo extremadamente prematuro, jajajaja. Fue por la tensión del momento, que fue lo primero que se nos ocurrió.

      Un abrazo <3,
      Verano Número 16

      http://veranonumero16.blogspot.com.es

      Eliminar
    3. Jajaja, como el de Bella Swan, ¿no? ;) Sólo faltaba meter a vampiros en Los Juegos del Hambre. ¿Te lo imaginas? Por el Ángel, sería tremendo xD

      Otro graaaande para vosotras ^^ <3

      Eliminar
    4. Jajaja, estaria bien, pero como parodia.
      Que conste que durante el parto de Bella lo pase extremadamente mal, y no me quiero imaginar a la dulce Dandelion como ella.
      Agg, dejalo, dejalo, menos mal que ya esta el capitulo, jajaja.

      Tus chicas de Verano Numero 16

      http://veranomumero16.blogspot.com.es

      Eliminar
    5. Jaja, no, por el Ángel. ¡Sería demasiado!
      Yo también. En el libro no se pasan tanto como en la película.
      Jajajajajaja xD

      Os quieroo <3

      Eliminar
  4. Ha qué?! Muerto? Abortado??Todo es malo para estos dos, espero que escribas prnto, que me has dejado ansiosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ninguna de las dos cosas! Sí, jajaja, son unos pobres desgraciados D:
      La semana que viene estará.
      Besos.

      Eliminar
  5. Te mato si pierde el bebé. Vale no te mato pero solo para que sigas con la historia ¿eh?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No D: Pobrecita... Jajaja, tranquila, el capítulo 20 estará la semana que viene.
      Besos,
      D.

      Eliminar
  6. Oh... Por el Angel!! Esta tributo-nefilim-divergente esta suuuuuuper entusiasmada de que subas el capitulo 20. Suerte que no se ha muerto Dandelion... si no me da un ataque :S Por favor, subelo pronto!
    Besos,
    Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, yo también soy tributo-nefilim-divergente. Éste último me lo estoy empezando, pero lo tengo un poco abandonado... :/
      Tranquila, que no se ha muerto. La semana que viene estará :)
      Besos para ti también, Sara.

      Eliminar
  7. Hola es la primera vez que leo tú historia, me gusto muchísimo el capítulo, espero que no le pase nada a ella ni al bebé, ya quiero leer el siguiente capitulo ...o.O (aunque creo que es mejor que lo empiece a leer desde el primero, jajaja) , por cierto eres una grandiosa escritora, sigue así :) y saludos.
    atte: Ari ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Awww :3 Muchas gracias.

      No, no les pasará nada... de momento. JAJAJA.

      ¡Gracias de nuevo, eres un cielo!

      Saludos :)

      Eliminar

Hola, lectores :) Os agradezco que comentéis en cada capítulo, porque vuestras palabras son las que me dan ánimos a seguir cada día escribiendo. Gracias a todos los que comentáis, ¡sois geniales! Besos de vuestra autora,
Noelia Mellark. ‹з